Vuestra historia de felicidad continúa

La despedida os rompe el alma

La despedida os rompe el alma…

De pronto, suena su móvil. Es un número desconocido. “Sí, sí… soy yo”. Está muy serio… Cuando cuelga está absolutamente desconcertado. Te explica que le han ofrecido un empleo en Copenhague…

Había enviado su curriculum mucho antes de conocerte, cuando largarse del país le parecía una opción divertida… Ni siquiera pensaba que aún lo tendrían en cuenta para ese empleo, que supone un importante empujón en su carrera profesional. Es un contrato de un año y medio allí, con casi absoluta seguridad de continuidad aquí, a su regreso. La empresa es muy potente y lo han seleccionado a él, de entre un montón de candidatos (los entiendes… tú has hecho lo mismo 😉 ). Adivinas cierta tristeza en sus ojos…

Te esfuerzas para que él no adivine la que pueden contener los tuyos. Sonríes. Lo abrazas emocionada de corazón, pero aterrada. ¡Te alegras tanto por él! Pero sabes que se acercan tiempos desagradables… él no tarda en mirarte muy serio y soltar lo que ninguno de los dos quiere pensar ahora mismo. “¿Qué va a pasar con NOSOTROS?” Incluso llega a plantear la posibilidad de renunciar al puesto, “por NOSOTROS”, dice. Es algo que tú, mujer verdadera, ni siquiera contemplas. Pase lo que pase, jamás querrías cargar con responsabilidad alguna sobre una vida ajena. Pero además te alegras de verdad de que esta persona a la que que quieres y admiras tenga esa oportunidad para seguir creciendo… y así seguir contando con toda tu admiración.

“NOSOTROS seguiremos siendo NOSOTROS aunque toda la distancia de la galaxia nos separe.” Estáis tan seguros de lo que sentís que sabéis que los kilómetros no podrán con vosotros… aunque sois conscientes de lo duro que será vivir separados.

Os queda poco tiempo para disfrutar de vuestro amor antes de la gran despedida, así que tratáis de pasar juntos tanto tiempo como podéis… hasta que llega el gran día y, entre lágrimas y besos, la despedida os rompe el alma.

Desde este momento, vuestra historia sigue así:

–         Antes de subirse al avión, la presión le puede. Necesita quedarse a tu lado.

–         Seguís en contacto constantemente gracias a apps y redes sociales.

–         Encontráis la normalidad en vuestras vidas en la distancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s