15F EL RECUENTO HUELE A “ESTAMPIDA POR AMOR”

Con lo difícil que es estar así de bien, si te toca, no te escondas.

Con lo difícil que es estar así de bien, si te toca, no te escondas.

Llamadme loca, pero tengo la extraña sensación de que lo de San Valentín es como la programación de la tele: todo el mundo dice ver La2, nadie reconoce ver Tele5, pero ahí están los datos de audiencia, con un Jorge Javier Váquez pluriempleado hasta el desgaste (como ya les había ocurrido antes a Jesús Vázquez o a Jordi González) y los cientos de series interesantes y programas con contenido que han desaparecido por falta de audiencia en otros canales.

Os voy contando cómo fue mi San Valentín (Sanva, para los amigos) porque de él debo extraer conclusiones, que tal vez rebatiréis, no lo sé:

14F. Informativo del mediodía. En tono gracioso, la reportera hace ver que no han encontrado a un solo transeúnte en la calle que celebre San Valentín (yo habría puntualizado “que reconozca celebrar San Valentín”, porque el matiz importa). Las declaraciones de las personas entrevistadas (una muestra de lo más variopinto en cuanto a estilos y edades) van por la misma línea: que si es un invento de marketing, que si qué rollo, que si es una horterada…

14F. Hay quedada con mis ELLAS, aunque la idea es unirnos al grupo de ELLOS y tomarnos unas cañas y unas tapas, como cada jueves. Una de mis ELLAS es la Maripuri que todas debemos conocer. Os refresco la memoria: En tu círculo social debe haber al menos una integrante con una relación ideal, para que puedas seguir creyendo que eso del amor de verdad aún existe y que no era cosa sólo de nuestros padres y abuelos. Esta noche, mi Maripuri vendrá con su Rigoberto, que casualmente hoy estaba en la ciudad (vive fuera… prometo contaros algo más sobre ellos muy pronto). En este caso, vale. En su trabajo le dieron descanso por los carnavales, que acaban de pasar. Pero seguimos con el recuento, para saber cuántos estaremos en las cañas, y descubrimos que sólo las personas sin pareja (y Rigoberto y Maripuri) estamos disponibles esta noche. Rigoberto y Maripuri tienen una quedada especial… les ha tocado estar juntos y lo disfrutan felices, compartiendo la noche con nosotras, las amigas de Maripuri. No cualquier pareja lo haría. Seguro que no lo haría el 95% de las parejas que “dicen” que no celebran San Valentín. Seguro que a ese 95% esa noche le habría surgido “un imprevisto” de cualquier tipo.

14F. El Maestro. Maripuri nunca puede quedar los jueves con nosotras, así que nos explica que hoy ha podido porque las clases que la ocupan cada semana esta vez fueron cambiadas al miércoles, porque el profesor, que “nunca celebra Sanva”, prefirió dejar esa noche libre, ya que podía, “por si acaso”… ¿Por si acaso, qué? ¿Por si acaso al llegar a casa su mujer tenía unos morros de aquí a mañana porque “nunca celebran Sanva” pero esta noche le asaltó una “urgencia celebrativa”? Querido Maestro, reconozca usted que SÍ lo celebra y que, si es posible cambiar la fecha, lo hará encantado por amor a su esposa, porque sabe que ese detalle la hará feliz. ¡Con lo bonito que es eso!

14F. El recuento que huele a “estampida por amor”. Vuelvo a nuestra noche: Ese recuento final en el que sólo estaremos la pareja de enrollados y los solteros, unido al vacío total en locales de cañas y tapas que están llenos cada jueves, me hace pensar que la gente es muy Rubén Pozo, que “sí pero no”, que “yo realmente no quiero, pero a mi pareja le hace ilusión”… ¡VENGA YA! ¡Tú realmente no quieres ir con él a ver el partido de liga y no vas! ¡Y él realmente no quiere ir a ver el concierto de Coldplay y se inventa lo que haga falta para que la entrada que habías pillado para él la aproveches con tu ELLA favorita! ¡Si lo celebráis es porque os mola! Y no lo digo como una acusación, cuidado.

14F. Mi ideal. Si lo celebráis es porque os mola y, si os mola, por algo será. No importa. El caso es que os gusta, disfrutáis celebrándolo… a vuestra manera, con vuestros códigos, no necesariamente como “manda” El Corte Inglés en unos casos; en otros, sí, con su joya en forma de corazón y su flamante ramo de 12 rosazas rojas hermosísimas… Si no te gusta, me parece fantástico. Pero si te gusta, si lo disfrutas, si tu novio te quiere y te lo ha demostrado en forma de joya, de peluche, de flor, de carta, de página web, de pintura, de corto audiovisual, de música o de cualquier otra variante, por qué no decirlo, asumirlo, presumir de ello? No lo entiendo. Te gusta celebrarlo y lo has celebrado por todo lo alto. OK. No presumas, si no es tu estilo… pero por favor, no mientas. No digas que no lo celebras, que te parece una horterada, que es un invento de marketing… y por la noche al llegar a casa te quedes tan feliz al recibir tu peluche blanco portador de un corazón rojo, portador a su vez de un-diamante-es-para-siempre (ya lo decían los de El Norte allá por los 80). Eso es (y debo inventar también esta palabra) AUTOTRAICIÓN. ¿Qué puede haber más feo que traicionarse a uno mismo?

14F. Lo vive, lo disfruta y orgullosa de ser como es y tener lo que tiene. Una de mis ELLAS, la más admirable por buen rollo, capacidad organizativa y destreza artística, recibió un precioso ramo de 12 rosas rojas, que le regaló su marido. Ella, tan salada como las cáscaras de las pipas Facundo (siempre en su punto), no dudó ni por un momento en hacer una fotaza a su ramo y colgarlo en las redes sociales. Porque sí. Porque la gente dirá lo que sea, pero a ella su marido la quiere y se lo ha demostrado ayer, como cualquier otro día, pero ayer tocó con ramo de flores y ella feliz que se queda y presume. Presume de ramo, de marido y de familia feliz que se ha creado ella, porque lo vale, mucho más que L’Oreal, y porque se lo curra y lo disfruta y con una mujer verdadera así sólo se puede ser feliz, disfrutar y, por supuesto, ser un hombre verdadero entregadísimo, no “porque lo dice la parienta”, sino “porque se lo pide el cuerpo, el alma y el corazón, en Sanva y en no Sanva”.

Y como conclusión me quedo con que al final, el amor siempre contiene engaño: cuando no es a la pareja, es al círculo social y parece que siempre a nosotros mismos. No parece que aprendamos a amar 100% sinceros. Mal asunto.

Anuncios

4 comentarios en “15F EL RECUENTO HUELE A “ESTAMPIDA POR AMOR”

  1. Pero eso pasa en el amor y en tantas cosas… he llegado a la conclusión que a la gente le gusta ser desgraciada y no quiere contar que es feliz. Lo siento pero no lo entiendo. Que saque la gente sus sentimientos y si se celebra se celebra y sinó pues no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s