El Cazador Deportivo

No queremos decir que se trate de un tipo deportivo, que respeta las reglas del juego, qué va. Queremos decir que es un tío que caza por deporte: Caza por el gusto de cazar, para redondear el propio ego. Le satisface ese “ejercicio” y no le importa el daño que cause con ello. Al cazador deportivo le basta con observar tu inclinación de cabeza, la tuya y la de todas sus interlocutoras. Sólo busca conquistar, no colonizar.

No lo hace conscientemente, pero busca saber que, si quisiera, podría. Tratará de dejarte con la sensación de pompas de jabón, incluso de mariposas en el estómago… pero no más. Ha forzado la cerradura y dejará, mientras pueda, esa puerta abierta, por si en algún momento quiere entrar en esa sala. Pero ése no es su objetivo inicialmente… tampoco es que trabaje para el largo plazo, pero bueno, ya que hizo un esfuerzo para abrir una puerta (tampoco mucho: hace años encontró 3 sistemas infalibles y los repite sin pudor), si un día le hace falta esa habitación, el acceso será fácil… sólo si tú quieres, claro.

Anuncios

Un comentario en “El Cazador Deportivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s