Ladear la Cabeza

Si ladeas la cabeza pero tu sonrisa no es sincera, no transmites el interés que pretendes

Si ladeas la cabeza pero tu sonrisa no es sincera, no transmites el interés que pretendes

Ladear la cabeza es en una mujer el signo más inequívoco de rendición, de afecto sincero, de interés, de querer interesar…

Puedes haberle dicho que no estás segura, que necesitas tiempo… ¡Incluso que pasas de él! que si lo hiciste con la cabeza inclinada hacia un lado, o la ladeaste en algún momento de la misma conversación, estás perdida.

Ladear la cabeza y jugar con un mechón de pelo al mismo tiempo es ya la rendición suprema: “estoy a tus pies, me tienes loca y no puedo pensar en nada más que en ti”. Si no tienes melena, jugarás con el cuello de la camisa, con tu bufanda o con el lóbulo de tu oreja, pero jugarás… y estarás emitiendo muchas señales.

Cuidadito con cómo te mueves cuando hablas con él, porque aunque él no sepa explicar por qué, averiguará que te gusta mucho.

Por ejemplo, la chica de la foto, por mucho que ladee la cabeza, no nos convence de estar enamorada, ¿a que no? Trata de hacerse la inocente con la pose de cabeza, pero le falla la expresión, la mirada, la sonrisa… Ella pretende fingir interés. Yo no me lo creo.

Y digo “cuidadito” a las que quieren aparentar ser lo que no son… A mí me gusta más jugar desde la transparencia, “esto es lo que hay… si te gusta, bien y si no, a otra cosa”, que no estamos para perder el tiempo en tonterías y sobre todo, me dan mucha pereza los malentendidos. Además, de la misma manera que no leo mentes, tampoco pretendo que nadie aprenda a leer la mía… ¡con lo bonita que es la comunicación!

El equivalente masculino a ladear la cabeza suele ser más bien una mirada de bobo enamorado… alguna vez los chicos pueden llegar a hacer el gesto, pero es bien con ironía, bien para indicar cansancio o aburrimiento (rollo “¡bufffff… qué pereza!” o “¡NO! ¡No puedes estar insinuando que quieres volver a ir a que nos pongan una mascarilla de chocolate y oro! ¡Por favor, no lo hagas!”)… o también para fijarse mejor en tu culo cuando tú no te das cuenta ;o)

La expresión ladear la cabeza es ya empleada en algunos círculos con absoluta equivalencia a “haberse enamorado“. Por ejemplo, decimos “tú ya ladeaste la cabeza” cuando queremos decir “lo sentimos, amiga mía, pero, aunque quieras negarlo, tú ya estás enamorada… y además se te nota mucho“.

Si quieres jugar a las adivinanzas o seguir alguna estrategia de femme fatale (yo no lo recomiendo, pero cada cual que haga lo que considere), ten mucho cuidado con la comunicación no verbal, que habla por ti… seguramente, no podrás eliminar la sonrisa de atontada ni los ojos de enamorada… pero al menos, trata de ladear la cabeza lo menos posible. Si eres capaz de evitarlo, al mismo tiempo que controlas el superávit de sandías, te habrás convertido en nuestra gurú. Por favor, cuéntanos cómo lo haces.

Anuncios

3 comentarios en “Ladear la Cabeza

  1. Yo soy más de tu estilo me parece….no me gusta leer mentes, a pesar de que el tonteo es sano y gusta, pero solo en su cierta medida, soy bastante claro, directo y consiso, y sino a otra cosa….que la vida es corta….

    El lenguaje no verbal es básico…..pero también hay gente que supera la prueba del poligrafo mintiendo eh….

  2. Pingback: El esguinzador de cerebros | Elige Tu Propia Aventura (in life)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s