Ladear la Cabeza

Si ladeas la cabeza pero tu sonrisa no es sincera, no transmites el interés que pretendes

Si ladeas la cabeza pero tu sonrisa no es sincera, no transmites el interés que pretendes

Ladear la cabeza es en una mujer el signo más inequívoco de rendición, de afecto sincero, de interés, de querer interesar…

Puedes haberle dicho que no estás segura, que necesitas tiempo… ¡Incluso que pasas de él! que si lo hiciste con la cabeza inclinada hacia un lado, o la ladeaste en algún momento de la misma conversación, estás perdida.

Ladear la cabeza y jugar con un mechón de pelo al mismo tiempo es ya la rendición suprema: “estoy a tus pies, me tienes loca y no puedo pensar en nada más que en ti”. Si no tienes melena, jugarás con el cuello de la camisa, con tu bufanda o con el lóbulo de tu oreja, pero jugarás… y estarás emitiendo muchas señales.

Cuidadito con cómo te mueves cuando hablas con él, porque aunque él no sepa explicar por qué, averiguará que te gusta mucho.

Por ejemplo, la chica de la foto, por mucho que Sigue leyendo

Anuncios