Positivas. Ismael Serrano. Tantas Cosas.

No nos hagamos las duras… yo la primera: tiendo a decirte con muchísima facilidad “¿por qué sigues ahí?” o “aléjate de él”, como si no costara hacerlo. Y hoy te confieso que sé que sí, que cuesta… a veces más, a veces menos, pero nunca es fácil, nunca es agradable… Te lo digo así para que no te plantees lo más complicado. Y si te digo que te alejes es porque de verdad será más dañino y, a la larga mucho más doloroso para ti, seguir a su lado que alejarte… aun así, esto no quiere decir que alejarte no vaya a doler o, al menos, a escocer un poco… así de claro nos lo dejaba Ismael Serrano a finales de los 90, con Tantas Cosas.

 

ISMAEL SERRANO – Tantas Cosas

Si te vas, los árboles del parque seguirán creciendo, pasará este otoño. 

Se unirán dos nuevas soledades, se dirán mentiras, seguiremos locos.
En el Metro sonreirás dormida camino de clase y yo, como siempre, quizás llegue tarde.
Seguiré cerrando bares y recuerdos.
No aprenderé nunca a retirarme a tiempo.
Dormiré en la calle, besaré otros fuegos.

Isma empieza convenciendo, o más bien auto convenciéndose de que, si tú le faltas, todo seguirá igual. No miente: pasarán las mismas cosas, no se va a parar el mundo… es solo que esas mismas cosas no resultan tan bonitas ahora que se os “rompió el amor”.

Me llama la atención la frase “No aprenderé nunca a retirarme a tiempo”, porque en realidad creo que todos tenemos esa sensación, pero es que para cuando te das cuenta de que las cosas no van bien, suele ser cuando ya es un poco tarde para ti: o los sentimientos han caído vertiginosamente o directamente viene él y te dice “Chaopescao”. Por eso me estoy convirtiendo en una experta en señales, en matices… No está de más permanecer atento… no necesariamente en busca de una mala noticia, porque la mayor parte de las veces es al revés y piensas que las cosas van fatal, cuando en realidad, si te fijaras, verías que bebe los vientos por ti… Pero sigamos con Isma:

La ciudad en tu ausencia seguirá creciendo, devorando vidas, haciéndolas humo.
Otros cumplirán los planes que trazamos, que no terminamos, haciéndolos suyos.
Seguirás llorando en algunos cines, olvidando todo aquello que aprendiste.
Nacerán mil niños y nuevas canciones, y quizás alguno, quizás, lleve tu nombre.
Nuevos simulacros, nuevas confesiones.

En este “pensar” en lo que seguirá pasando, se adentra casi sin querer en el doloroso momento de darse cuenta de que ahora ya puede llegar alguien nuevo a tu vida… que primero olvidarás, dejarás atrás todo lo que fue vuestro, y así habrás hecho hueco para llegue alguien nuevo y empezará otra vez el mismo proceso de contaros vuestras cosas, vuestras vidas… e incluso llevaréis a cabo alguno de los planes que habías comentado que harías con Isma. No porque fuesen vuestros (de Isma y tú) sino porque eran tuyos e ibas a compartirlos con él… pero ahora te toca compartirlos con otro.

Si te vas, los árboles del parque seguirán muriendo y también mi fe.
Seguiré olvidándome las llaves al salir de casa, y quizá en tu piel haya quien esconda allí su cansancio, todos sus temores, o quizás sus labios.
Tantas, tantas cosas seguirán pasando, que quizás las cosas no nos cambien tanto.

Tantas, tantas cosas.

Definitivamente, Isma ha llegado al lado negativo de la situación, está tocando fondo. Los árboles del parque ya no siguen creciendo, sino muriendo: claramente, las cosas sin ti, se han puesto feas. Sería de canción negativa el “y también mi fe”. Es el más simple chantaje emocional. Lo pasaremos por alto… O no, siempre puedes responder algo parecido a: “Isma, querido, si tu fe (imagino que en el amor) depende de que yo siga a tu lado aun sin quererte, reafirmas mi decisión de alejarme de ti, porque si ése eres tú, no te pareces ni de lejos el tío del que me enamoré.” Volvamos a la canción, a ver si cambia un poco la perspectiva:

Pero si te vas, estos días serán esa sucia y vacía franja de playa que queda cuando tú te has ido, cuando el mar se aleja y la marea baja.
Yo estaré cansado y quizá más viejo, maldiciendo estos días muertos.
Tantas, tantas cosas seguirán pasando, que quizás las cosas no nos cambien tanto.

Tantas, tantas cosas.

Aquí llega la gran descripción maestra: “esa sucia y vacía franja de la playa que queda  cuando (…) el mar se aleja y la marea baja”. Es así: mientras la marea estaba alta, todo parecía perfecto… La orilla no tenía algas porque el agua no llegaba hasta allí… esos primeros tiempos de una relación en que todo es maravilloso y funciona solo… en el agua se estaba a gusto… Pero si te vas, se quedará la orilla llena de algas que antes flotaban… No es algo terrible, no es un tsunami que arrasa, pero esas algas en la orilla estropean la vista, según se miren… huelen mal… Que te dan ganas de decirle: “Isma, no te centres en las algas y aprovecha para pasear y jugar una pachanguita en la orilla con los colegas, ahora que quedó más espacio”.

Si nos ponemos “de no” todo parece negro. Pero hay que encontrar la parte menos mala a todo esto. No maldigas los “días muertos”, que todas las rupturas pasan por ellos. Aprovecha esa apatía que te provoca el bajón para ver pelis que tenías pendientes, pero que él nunca quería ver y al final fuiste aparcando; lee algún libro en tono de comedia y deja que te arranque unas sonrisas; escribe lo que sientes, para echarlo fuera; sal a tomar unas cañas con tus amigos o empieza a ir a un gimnasio para ponerte más en forma que nunca, o a clases de cocina, lo que más te tire… a cada cual los “días muertos” le provocan necesidades diferentes, pero de todas ellas se puede sacar algo de provecho. Tienes que poner un poquito de tu parte para no empozoñarte en llantos sin fin, porque si entras en ese círculo, sólo caerás más y más, sobre todo al ver el saco de mocos en que te has convertido: puedes llorar un día. Dos a lo sumo. No te dejamos más. Al día siguiente debes levantarte y hacer aunque sea lo mínimo. Verás cómo poco a poco, cada día, harás un poquito más y te sentirás mejor. ¿Recaerás? Seguro, pero para eso estás bien rodeada de ELL@S, para tener su apoyo cuando lo necesites.

Anuncios

2 comentarios en “Positivas. Ismael Serrano. Tantas Cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s