Positivas. Malú. Ni Un Segundo.

Malú es amiga de Alejandro Sanz. A lo mejor es por eso o a lo mejor, no. Lo cierto es que nos tenía acostumbrados a unas canciones de lo más negativo. Por eso, cuando me desperté un día de febrero de 2012 y en la emisora de radio fórmula que había sintonizado dijeron que iba a sonar Malú, me cabreé un montón. Hacía nada que acababa de vivir mi historia con Tarao, así que estaba yo pelín susceptible… para que encima viniera esta tía a meterme en la cabeza ideas derrotistas, del tipo “no puedo vivir sin ti”, que es a lo que me tenía acostumbrada.

El caso es que el mando del equipo no respondió a tiempo y tuve que escuchar un buen trozo de canción… por suerte, porque la actitud me sorprendió gratamente. Por eso hoy la comentamos como tema positivo.

Sin ti se han ido tantas cosas en mi vida, no es nada ya como lo conocía, cambió la vida entera de color. 

Se fue la huella que dejabas con tus dedos, se fueron los altares y los credos, las reglas que inventaste con tu amor

Je je… aquí aún pensaba yo que estábamos en modo pesimista… no me paré a entender que lo que Malú decía es que él era quien ponía las reglas, marcaba desde su altar, con actitud inaccesible, las pautas a seguir…
No pienses ni un segundo en regresar por el camino que te vio partir porque sin ti, porque sin ti no queda nada del dolor que me causaba mendigarte por un beso

Y aquí ya le sale la mala leche a Malú: Apenas ha pasado el tiempo y ya me doy cuenta de que me tratabas fatal. No vuelvas, porque ya he abierto los ojos y no quiero volver a sentirme como me hacías sentir… ¿quenecesidá tengo yo de sufrir por tu culpa?

Yo volví a encontrar la libertad que se escapó, mi corazón que estaba preso, se disipó la oscuridad en mi interior y ahora veo que tu amor no era amor, tal vez te duela, pero desde que te fuiste, me siento mucho mejor.
Ya vuelvo a sentirme libre, como lo era antes de conocerte. Vuelvo a brillar con luz propia, porque tú no has sido más que un agujero negro que me impedía brillar. Y ahora me doy cuenta de que no basta con que me dijeras que me amabas, porque eso no era amor: lo decías, pero no lo demostrabas… Me da igual si te duele o no, porque lo importante soy yo y sin ti me siento mucho mejor. ¿A que esto no te lo esperabas?
Sin ti ha vuelto a entrar la luz por la ventana, he vuelto a sonreír por las mañanas sin miedo a que alguien me diga que no.
El tío era un auténtico tragaluz de esos que, cuando te ven feliz, se las arreglan para amargarte el día: pueden inventarse problemas propios, enfados por nada (o por algo que ocurrió hace meses) o bien crearte un problema a ti. Da igual: lo único que importa es que tú estés pendiente de él, en un sufrimiento constante como el que él siente para poder vivir. No es por alarmar, pero si te llama la atención esta actitud en el novio de una amiga (es muy difícil que quien lo sufre lo note por sí solo) sería bueno que se lo hicieras ver a ella o, al menos, que te mantuvieras atenta a lo que va pasando con tu amiga. Seguro que NO la verás cada día más feliz al lado de ese chico.

 

Se fue la huella que dejabas con tus dedos, se fueron los altares y los credos y las reglas que inventaste con tu amor 

Ahora sí lo vemos: ahí está la descripción del beta dominante, que pretende sentenciar cuando habla, como si fuera un dios autoproclamado, un verdadero dictador que jamás se verá satisfecho.


Y no pienses ni un segundo en regresar por el camino que te vio partir porque sin ti, porque sin ti no queda nada del dolor que me causaba mendigarte por un beso. Yo volví a encontrar la libertad que se escapó, mi corazón estaba preso, se disipó la oscuridad en mi interior y ahora veo que tu amor no era amor, tal vez te duela, pero desde que te fuiste, me siento mucho mejor.
No se me va de la cabeza: ¿“Mendigarte por un beso”? Lo peor de todo es que esto existe… veo cientos de fotos de parejas en las que ella se retuerce en un escorzo casi imposible para besarlo, mientras él, mano en bolsillo del pantalón (muy gráfico esto), ni siquiera gira la cabeza para acercarse a recibirlo. Hay cosas que no deberían ser explicadas, pero parece que hace falta: si él camina delante muy rápido, mano en bolsillo (es un gesto que mi madre me enseñó a valorar y hasta ahora no ha fallado: la mano en el bolsillo como pose a tu lado puede significar muchas cosas… pero ninguna buena), y tú debes ir detrás, apurando para seguirle el ritmo, cual perrillo faldero, ¿qué narices haces con él? Si no le salen los besos o algún otro gesto de cariño por los poros, si no se le ilumina la cara sólo con verte, si no sabe apreciar lo feliz que le hace tenerte cerca… ¿cómo es que aún no te has ido de su lado?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s