El Agujero Negro o Tragaluz

Máximo exponente de macho beta.

Capaz de acabar con la luz de cualquier mujer verdadera que se descuide.

Ya hemos comentado en alguna ocasión que es muy diferente apoyar a tu chico en un momento de dificultad, de tener que estar disponible al 100% para una persona que parece que nunca sale del lado oscuro… y que además resulta que nunca está ahí cuando tú lo necesitas.

El agujero negro suele tener una enorme habilidad para atraer a mujeres brillantes en todos los sentidos: bellas, agradables, inteligentes, buenas, pacientes, simpáticas… Durante el cortejo, él se muestra encantador cual príncipe de cuento: igual de bello, agradable, inteligente, bueno, paciente y simpático que ella.

Es así cómo ella lo confunde con un hombre verdadero y le permite entrar en su vida… Poco a poco, le abre su corazón. Él no desperdicia la ocasión y se cuela, se instala a sus anchas… y justo cuando lo tiene todo controlado, con el viento a favor, empieza su estrategia.

No tengo muy claro si hay diversos tipos de tragaluces o si es que todos son iguales, pero no dejan claro su porqué. No sé si se trata de personas inseguras que tratan de acabar con la parte de su pareja que ellos consideran que destaca por encima de sus cualidades, o si simplemente son personas incapaces de vivir felices dentro de una situación que funciona correctamente y por eso necesitan estropearla.

Lo que está claro es que saben ser fantásticos, porque lo demuestran en su pose inicial, la forzada, dan con mujeres verdaderas y viven situaciones de ensueño… que ellos mismos se encargan de ennegrecer.

Las formas pueden ser muy diversas, pero en cualquier caso ilegítimas: si das con uno de ellos, lo reconocerás porque tratará de restar importancia a cualquiera de tus logros, intentará llamar la atención por encima de ti en cualquier situación (por ejemplo, si estás celebrando tu cumpleaños, tú serás la protagonista… así que seguramente él sufrirá un terrible dolor de cabeza o una caída “accidental” que hará que todo el mundo esté pendiente de él), dosificará sus sonrisas y cabreos de manera que te dejará muy claro qué le gusta y qué le disgusta de tu actitud sin mediar palabra (y lo peor de todo es que, si te dejas llevar, te hará sentir tan mal cuando hagas algo que a él no le gusta, que puede que caigas en su trampa)…

Con lo feo que es que se note quién “manda” en una relación, nuestro agujero negro, se empeñará en dejarlo muy claro. Tú podrás dar  tu opinión, cabrearte de vez en cuando, patalear y gritar… lo que quieras. Al final, o haces lo que él cree que quiere (aunque al final, nada le hará sentir bien) y te transformas en un ser opaco que dejará de atraerle antes o después porque habrás perdido tu esencia, o estará cabreado permanentemente porque piensa que por no cumplir sus estrambóticos deseos pasas de él, así que no tardará mucho en buscarse a otra a la que manipular. Esto, si tú no te cansas antes y te largas por donde llegaste, claro.

Has llegado a LA conclusión, ¿no? Cualquier tipo de relación duradera es impensable con un agujero negro. Si logras permanecer al lado de uno de ellos durante algún tiempo, prepárate para volver a sacarte lustre tras la ruptura, porque toda esa luz que irradiabas cuando él llegó a tu vida se habrá quedado resentida, con la cantidad de porquería que él habrá echado encima para evitar que brillaras más que él.

Lo más lógico, lo mejor, lo que hace una mujer verdadera, es echar a correr a la primera señal de agujero negro y no mirar atrás.

Por si aún dudas, te dejo unos puntos infalibles para identificar a un agujero negro. Es un agujero negro si:

  1. Después de estar con él, te reprochas cosas. Piensas que has traído demasiadas sandías o te sientes Bridget Jones con demasiada frecuencia. Es normal meter la pata cuando te pones nerviosa ante el tío que te tiene loca, pero si cada vez que estás con él vuelves a casa pensando que has metido la pata y esto no te pasa con más personas… ¿será que él no te lo está poniendo nada fácil?
  2. Cuando estás con él, no eres capaz de llegar a ser  tú misma, de dejar claro todo lo que vale tu naturalidad. Un bloqueo por nervios le ocurre a cualquiera… un día, dos… si esto pasa de manera continuada, analiza por qué ocurre… ¿por qué no puedes ser  tú misma?
  3. Al hacer balance, te has pasado más tiempo sufriendo (al pensar en las veces que has metido la pata, echándolo de menos y tratando de subsanar alguna de tus sandías) que celebrando (sus miradas, sus palabras, vuestras citas…).
  4. Tus amigas te preguntan a menudo (desde que estás con él) si te encuentras bien. Ellas suelen captar al vuelo tu falta de brillo, aunque tampoco quieren meterse donde no las llaman, por eso preguntan con discreción… Permanece atenta a sus preguntas.
  5. Hace mucho tiempo que absolutamente NADIE te comenta lo bien que se os ve o lo genial que le cae ese chico… A la gente le encanta comentar estas cosas. Si no lo hacen, seguramente será porque están siendo prudentes y se callan algunos detalles negativos que han visto en él, con respecto a su relación contigo.
  6. Sin haberlo sido nunca, te descubres más veces sintiéndote candy candy que mujer verdadera, que es lo que solías ser habitualmente.
  7. Él puede “bromear” con tu aspecto, pero tú no con el suyo; trata de criticar a tus amigas o a tu familia… estas señales son más que de agujero negro, pero en cualquier caso, huye y no mires atrás.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s