ELLAS

ELLAS merecen un capítulo exclusivo y fijo, sin más opciones, porque son el básico por el que siempre pasarás cuando llegues a este punto. ELLAS han sido muy discretas, se han mantenido en la distancia… por eso ahora, que empiezas a tener claras ciertas cosas, decides que es un buen momento para ponerlas al día acerca de lo que te está pasando.

Te hacen mil preguntas, que respondes encantada… y te sorprende tu propia respuesta ante una de sus preguntas:

–          Cuéntanos, ¿cómo es?

–          Es… ¡FÁCIL! – tu sonrisa lo dice todo – No puedo decir otra cosa. Es FÁCIL. Nada es complicado, todo está claro, todo está bien, todo… ¡parece que fluye!

–          Se te ve FELIZ.

–          Es que seguro que en algún momento llegaremos a discutir, pero ahora mismo no se me ocurre un solo motivo por el que podríamos llegar a hacerlo… no se enfada por nada y, cuando algo le molesta, lo dice sin rodeos, pero con cuidado…

Es verdad. Es el mejor resumen que podrías hacer. Bastante se complica luego la vida, como para poner nosotros obstáculos inútiles.

–          ¿Y qué más? ¡Di di di! – están impacientes… han aguantado todo este tiempo para deleitarse en esta conversación con todos los detalles que tengas para compartir con ellas.

–          No sé… hablamos de todo, nos encanta el mismo tipo de cine, la música… nos estamos pasando un montón de temas y grupos que no conocíamos, así, rollo intercambio… me ha pasado un par de libros que me están encantando y yo le pasé el que leímos el verano pasado, ¿recordáis? Nos reímos muchísimo y… ¡bueno! El otro día yo pensé que me estaba leyendo la mente… – te interrumpes a ti misma, ¡tienes tanto que contar! – iba a decirle que me encantaría ir con él a ver la nueva de Pitt, y de repente… ¡él sacó el tema! ¿Podéis creerlo? ¿Se puede ser más compatible? ¡Me lee la mente! ¡Se adelanta a mis deseos!

–          Jajaja… ¡estás colada! Estamos TAN contentas de verte esos ojillos, esa sonrisa de atontada… Por ahora, vamos a darle un aprobado, pero de primera evaluación… esto es una carrera de fondo, a ver si se cree que a nosotras nos va a conquistar así de fácil. Tiene que mantener este estado de felicidad en ti al menos durante 4 meses más y después hablamos… – bromea una de ELLAS.

Por eso las quieres tanto. Tú puedes dejarte llevar, mientras ellas velan por ti y te cuidan, igual que tú lo has hecho por ELLAS en otras ocasiones. Ojo, no se meten en tu vida, no tratan de controlarla, sólo están pendientes de que todo funcione como mereces… y de paso, viven como parte suya una historia que es tuya y se contagian de tu felicidad, que así sigue creciendo más y más… es la magia de la amistad: ¡triunfa una, triunfáis todas!

Las quieres, las quieres como te quieren, las cuidas como te cuidan… sin ELLAS, nada con ÉL tendría el mismo sentido. Sin ELLAS, lo bueno sería menos bueno y lo malo, mucho peor. Va por ELLAS.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s