POSITIVAS_Mafy – Pirata

Hemos hablado de finales felices, de lo relativo que es que te pasen ciertas cosas, a priori buenas o malas… A la larga, te das cuenta de que no todo es blanco o negro.

A base de vivir finales de todo tipo (felices, infelices, blancos, de colores, con olores…) te sientes fuerte, incluso llegas a pensar que lo sabes todo, estás “de vuelta” y te repites: “a mí no me la vuelven a jugar”, no sabes muy bien si con verdadero convencimiento o como escudo, para ver si, a base de repetirlo, se cumple.

El caso es que ahí estás… tras una etapa de no saber nada de hombres, ni falta que te hacía, una etapa de felicidad absoluta viviendo en TU mundo, alguien se te cruza en un momento de debilidad y, aún no sabes muy bien cómo, entras en el juego de la tontería… y entras con todo tu escudo por delante: “¡A mí éste no me la va a jugar!”. Pronto tus amigas te preguntan por ese chico con el que quedas últimamente y respondes lo mismo que está en tu cabeza: “Es un rollo; nada serio… quedamos cuando nos apetece, ya sabes…”. Hasta que un día, el shuffle de tu reproductor lanza esta canción de Mafy y descubres que te ha leído la mente:

El sentimiento de culpa lo tengo cuando miro lo que soy, cuando miro lo que he hecho: 
He sentido ser muñeco utilizado, utilizando, buscando entretenimiento, parecía que estaba en celo…
Siento la culpa por lo que me he venido haciendo. Me doy cuenta de que me he traicionado a mí misma y, al fin, eso es lo que importa…  He utilizado tanto como me han utilizado: es el juego establecido desde el principio… un pasatiempo con el que perdí el norte.

En cursiva, la canción; sin cursiva, mis comentarios al respecto:

No me mires de reojo que ya sé que esto es de locos, pero de un día para otro, me ha dado tiempo a reaccionar, a mirar más adentro de mis propios ojos
Ahora que me he permitido sincerarme conmigo misma y pensar en lo que he venido haciendo, me doy cuenta de repente de que he estado haciendo el ridículo: me he engañado a mí misma… ¿puede haber algo peor?.

Y ya sé que no soy quien para jugar con alguien que no está dispuesto a perder… que he pensado con los pies; 
yo jugaba a ser princesa, pero ya no estoy dispuesta
Pretendía cumplir lo que repetía mi “escudo”, pero tú eres más profesional que yo en estas lides de jugar a no sentir. Tú NUNCA pierdes la partida… ¡mucho menos la cabeza! Me he engañado a mí misma al pensar que podría contigo, que esta vez sería yo la que marcaría la pauta, los ritmos… y ahora que me doy cuenta de todo esto, me retiro del juego.

Y ahora es cuando me alejo de aquí, ahora es cuando, en mi mundo de locos, 
ya me cansé de ser una estrella estando siempre a la vista de todos sin dejar en la arena ni una huella….
Y ahora es cuando me alejo de ti ahora es cuando ya paso de todo,
ya me cansé de ser una joya yo quiero ahora ser un tesoro,
encontrado, por el único pirata que nunca se ha conformado…
Así que me voy. Me cansé de estar en el escaparate, dispuesta para ti, reluciendo para brillar sobre el resto para que te vayas conmigo (recordemos la historia del charcutero)… Ahora quiero esconderme, como un cofre pirata, para saber que, quien me encuentre, va a estar realmente interesado en mí, será una persona inconformista que me habrá buscado y habrá luchado por llegar a mí.

Tal vez esto sea demasiado drástico… Búscate un término medio entre la entrega total “a lo loco”, creyendo que tú mandas (cuando no es así) y esconderte por completo tras una gymkhana  para que el chico llegue hasta ti. Con esa situación intermedia seguro que te sentirás muy cómoda y no pasarás por el mal sabor que se te está poniendo ahora, al ver lo que ha sucedido.

En cualquier caso, me encanta la diferencia que Mafy crea entre la joya y el tesoro. Ella nunca deja de darse cuenta de que vale mucho (esto siempre por delante), pero intuye que, según se muestre, según ella misma se deje ver, puede acabar en manos de un macho beta (la valiosa joya a la vista de cualquiera, que brilla y sirve para presumir) o de un macho alfa (el tesoro escondido que no cualquiera sabe encontrar y apreciar, el que sale a la luz tras excavar, extraer el cofre y conseguir abrirlo).

Insisto en que esto no siempre tiene por qué ser así. Ella trata de encontrar una solución en el opuesto a lo que acaba de vivir (otro clásico post-ruptura o post-trauma por autoengaño, vamos…), pero esto tampoco suele funcionar definitivamente: es sólo un paso más en el aprendizaje de las relaciones.

Y lo peor es que yo, que me creía muy prudente que creía que iba de frente, 
he sido la última en ver que no soy más que una niñata, que se cree cuentos de hadas
Yo, que me harté de repetir hasta la saciedad que “ya no creo en los Reyes Magos”, que el amor no dura para siempre, que la fidelidad es un cuento chino… yo misma, la que dijo todo eso, me escribí nuestro propio cuento de hadas…

En general, me encanta el tono del tema: “He ido de chulita, presumí de que me comía el mundo y no he sido más que una pobre idiota que casi revienta por empacho, una princesita más que ha caído en la trampa. Ahora, que he salido del trance, vuelvo a ser la misma mujer fabulosa de siempre, pero hoy me enfado por no haber estado a la altura de lo que repetía, por haberme sentido capaz y no haberlo sido realmente. Me he engañado a mí misma y eso es lo más imperdonable de todo. En vez de castigarme y llorar, me perdono y sigo adelante buscando una solución, la que yo considero que debo probar ahora mismo y si fallo, ya probaré otra cosa…”

MAFY – Pirata

El sentimiento de culpa lo tengo cuando miro lo que soy, cuando miro lo que he hecho 
He sentido ser muñeco utilizado, utilizando, buscando entretenimiento, parecía que estaba en celo…

No me mires de reojo que ya sé que esto es de locos, pero de un día para otro, me ha dado tiempo a reaccionar,
a mirar, más adentro de mis propios ojos

Y ya sé que no soy quien, para jugar con alguien que no está dispuesto a perder… que he pensado con los pies,
yo jugaba a ser princesa, pero ya no estoy dispuesta

Y ahora es cuando me alejo de aquí, ahora es cuando, en mi mundo de locos,
ya me cansé de ser una estrella estando siempre a la vista de todos sin dejar, en la arena ni una huella….

Y ahora es cuando me alejo de ti ahora es cuando ya paso de todo,
ya me cansé de ser una joya yo quiero ahora ser un tesoro,
encontrado, por el único pirata que nunca se ha conformado…

Y lo peor es que yo, que me creía muy prudente que creía que iba de frente,
he sido la última en ver que no soy más que una niñata, que se cree cuentos de hadas

Y ya sé que no soy quien para jugar con alguien que no está dispuesto a perder… que he pensado con los pies,
qué putada ser princesa, pero ya no estoy dispuesta…

Y ahora es cuando me alejo de aquí ahora es cuando, en mi mundo de locos,
ya me cansé de ser una estrella estando siempre a la vista de todos sin dejar en la arena ni una huella….

Y ahora es cuando me alejo de ti ahora es cuando ya paso de todo
ya me cansé de ser una joya yo quiero ahora ser un tesoro,
encontrado por el único pirata que nunca se ha conformado…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s