La Sandía

“¡Traje una sandía!… ¿Traje una sandía? ¡Qué frase tan original!”

Si has visto Dirty Dancing más de una vez y con muchas ganas, sabrás de qué van los tiros. Si no es así, te lo explico.

En un momento de la peli, Baby, la prota, es conducida, con una enorme sandía en sus manos, al lugar donde los chicos bailan de verdad. Allí, el prota, representado por Patrick Swayze, todo un macho beta se acerca a hablar con el chico que la ha llevado, para preguntarle qué hace ella allí. Ella se ve tan impresionada que sólo logra decir “¡Traje una sandía!”. Él se da media vuelta y se va a bailar otra vez, mientras ella se queda recriminándose a sí misma: “¿Traje una sandía? ¡Qué frase tan original!”.

En algunos casos, ¡Traje una sandía! puede llegar a confundirse con hacer un Bridget Jones. Pero son cosas diferentes, momentos trágicos distintos, instantes para olvidar de índoles diversas.

Podríamos decir que el Bridget Jones engloba a ¡Traje una sandía!, pero no al revés.

¡Traje una sandía! se refiere a ese momento en que te pones un poco candy-candy y cuando te encuentras al tipo que te atrae, empiezas a hablar como si no hubiera un mañana, a lo loco, sin pensar… y claro, con este “plan de actuación”, sólo puedes decir tonterías a granel. Además, en cuanto sueltas la primera, quieres acallarla con más palabras, así que lo más probable es que, al tratar de arreglarlo, lo estropees más aún.

¿La solución preventiva? La misma que la solución post-Bridget Jones: Si te lo encuentras, respira hondo y recuerda que TÚ NO eres Candy-Candy, TÚ eres una mujer verdadera que lo puede todo. Piensa en lo grandes que son tus logros, piensa por qué te quieren tus amig@s, por qué te admiran… Siéntete poderosa porque lo eres. Eres muy grande. Mirada al frente, arriba y adelante. No salgas de ahí. Sé TÚ, sin preocuparte por el resto. Y recuerda, no te riñas por lo que digas (como Baby en Dirty Dancing), que al final lo haces peor… sólo déjalo quedar ahí y sigue con tranquilidad… ¡a lo mejor él ni se entera de lo que ha pasado! Porque realmente, qué habrá pensado Patrick Swayze en ese momento? Sinceramente, creo que pensó “¡Cómo me pone esta niña pija! voy a bailar, que es lo que mejor hago… ¡Dios, qué bueno estoy! ¡Estoy que me rompo!” En todo esto, ella se ha quedado fatal y él ni se ha enterado de que ella ha dicho una tontería.
Moraleja: Demos a las sandías su justa importancia.

Anuncios

2 comentarios en “La Sandía

    • Si él no lo pilla, no es sandía más que para ti. Es muy complicado que lo pille: ellos suelen estar a otras cosas. Y, si lo pilla, siempre puedes parecerle “encantadora”… recuerda que juegas con la ventaja de los primeros días, en que todo se ve desde el prisma más positivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s