Caballitos de Mar

Fue allá por los 90 cuando, en una visita a un acuario, me enteré de cómo viven las parejas de caballitos de mar. Siempre me habían resultado inquietantes y fascinantes a la vez, pero desde ese día, me lo parecen un poco más. Se me quedó tan grabado que aún lo recuerdo ahora, cuando veo a algunas de esas parejas eternas paseando de la mano.

Lo de estos animalitos es de lo más exclusivo… vamos, totalmente opuesto a la mayor parte de los seres humanos. Me pareció muy chulo eso de que elijan una pareja, se pasen la vida juntos y, cuando muere uno de ellos, se acaba muriendo también el otro… fidelidad absoluta… hasta el final.

Pasado a la vida real, el romanticismo siempre resulta poco práctico y muy doloroso. Pero hay parejas que han sido concebidas así, como si se tratara de caballitos de mar. No es algo que yo admire en el 100% de los casos, ya que soy una defensora acérrima de la independencia dentro de la pareja, que cada uno pueda tener sus parcelas de ocio, por ejemplo, sus hobbies que no tienen por qué ser comunes… y no todas estas parejas saben respetar este principio. Pero aún así merecen que les dediquemos unas letras desde la admiración.

De cara al “mundanal ruido”, que diría Fray Luis de León, esta pareja caballito de mar siempre parece bien avenida. Sonríen, jamás discuten, llevan años juntos y siguen diciendo eso de “¡nunca dejarás de sorprenderme!” o “muchas gracias, cielo, por haberme preparado un desayuno delicioso”. Después de tantos años, ¡siguen acordándose de dar las gracias cada día al otro por algo que se repite día tras día! Yo no sé qué pasará de puertas para dentro. Muchos aseguran que apenas han discutido en todos esos años juntos y que se quieren incluso más que el primer día, que sigue viva la “llama del amor” y que no cambiarían por nada todos esos años de felicidad. Otros garantizan haber pasado por varias crisis, de las cuales han salido reforzados. Sea cual sea el caso, aquí dejo mi admiración más sincera. Visto desde fuera, no parece nada fácil sobrellevar tantos años al lado de la misma persona con las mismas manías. Ellos garantizan que no se plantean la vida sin el otro… y es cierto que, en algún momento he visto a personas dejarse morir por amor… dejar de luchar, no permitirse vivir plenamente, ante la falta de ese apoyo que han tenido durante años.

A mí me parece muy trágico. Es romántico. Pero poco práctico. Verídico e increíble a la vez.

Si te parece precioso, será que te encanta sufrir… yo simplemente me limito a admirar a todas esas parejas que llegan a los años dorados juntas y enamoradas como el primer día… El resto, que cada cual lo viva como quiera. ¡Felicidades, caballitos de mar, por muchos años más!

Anuncios

3 comentarios en “Caballitos de Mar

  1. Pingback: Vendehumos por aventurer@sentimental. | PSICÓLOGO EN VALENCIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s