Canciones Nocivas

Me quedé a cuadros al escuchar unas declaraciones de Sting (Police), en las que explicaba que no podía entender que el público adorase “Every breath you take”, ya que él no la compuso como canción de amor, sino que incluso el ritmo machacón debería transmitir el trastorno obsesivo del protagonista, que persigue y espía al motivo de su fijación, su musa. Fue después de esa entrevista cuando empecé a analizar las letras de las canciones desde prismas diferentes a los que las había entendido… ¡y algunas resultan reveladoras!

Hay mucho macho beta y mucha candy-candy en el panorama musical (igual que en el cine). Es normal, porque son los que dan juego para guiones y contenidos desgarradores que transmitan sentimiento al público. Son “lo fácil”. Pero de aquí a que nos creamos que ésa debe ser la norma o que cualquiera de esas declaraciones pasmantes pueden ser repetidas en la vida real, hay un trecho.

Dentro de las canciones nocivas, encontramos dos tipologías principales (aunque veremos algunas más): aquellas en las que se nos promete un amor totalmente irreal y nocivo, y otras, las que más abundan, las de desamor y ruptura, en las que el/la protagonista cantante se desgarra por no poder alcanzar al objeto de su deseo, o bien llora por las esquinas porque ha sido terriblemente abandonado por ese ser maravilloso que tenía al lado.

  1. Canciones que describen un amor nocivo. Carlos Baute es un artista en este estilo, con diversos temas como “¿Quién te quiere como yo?”; el reguetón es un estilo completo dedicado a cantar a un amor nocivo, que se centra en valorar cosas que nada tienen que ver con el amor (lo buena que estás, lo bien que besas o cuantísimo te rechifla “la gasolina”). Flipante en este género resulta por ejemplo, Arcángel, con “Tengo Tantas Ganas”.
  2. Canciones del tipo “no puedo vivir sin ti”, “sin ti nada tiene sentido” o “desde que me dejaste la ventanita del amor se me cerró” y demás tonterías que además son mentira. ¿Ves? Llevas 3 días sin él y sigues viva… ¡Imagínate cuanto mejor estarás dentro de un mes! Es duro, hay que darle tiempo… pero cuanto antes lo asumas, antes lo superarás y cuanto mayor sea tu determinación de superarlo, te resultará más sencillo. Rosana, con “No puedo estar sin ti”, es un buen ejemplo de esta tipología; “Dulce locura” de La Oreja de Van Gogh; la genial “Creep” de Radiohead es paradigmática, porque se insulta a sí mismo y sube al otro en un pedestal de manera enfermiza… el “amor” le ha hecho perder el rumbo.
  3. Canciones del tipo “toa, toa, toa, te nesecito toa”. Desde Las Grecas con su top hit “Te estoy amando locamenti” hasta el más puro reguetón… todos los estilos musicales tienen arrastrados que anhelan desde el romanticismo platónico al objeto de su amor.
  4. Canciones de relaciones que se sabe que están “muertas”, pero por las cuales se sigue luchando, con tal de no afrontar la ruptura. El artista por antonomasia de este género es Iván Ferreiro, por ejemplo, con “El equilibrio es imposible”; Ella Baila Sola triunfaron con “Lo Echamos a Suertes”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s