Hacer un Bridget Jones

En dos palabras, hacer un Bridget Jones es hacer el ridículo más espantoso frente a la persona que te atrae.

Bridget Jones es una hembra beta en toda regla, es un prototipo de candy-candy, ya lo comentamos en su día. Pero no nos centraremos en su perfil completo, sino en esa tendencia que la pobre tenía a meter la pata, debido a la presión que ejercía sobre sí misma cada vez que estaba con su hombre objetivo. Sí, su máxima en la vida era conseguir a ese hombre y semejante presión le hacía actuar de las maneras más estúpidas, simplemente porque la presión de seguir sus estrategias le restaban capacidad de actuar con normalidad y sobre todo, de poder pensar sobre la marcha.

Resulta triste. Pero todas, en algún momento de nuestra vida, hemos metido la pata hasta el fondo con el chico que nos gustaba. Cuanto antes te sucede la burrada grandiosa, mejor, porque tendrás más años para olvidarlo y seguramente el grueso de personas que te ven hacer el ridículo pertenecerá a tu pasado en muy poco tiempo. Lo malo es cuando te ha sucedido hace tanto tiempo que olvidas ese efecto y vuelves a liarla en la etapa adulta… ¡Eso sí es mala pata! ¡Un Bridget Jones en la vida debería ser suficiente!

No hablo de una metedura de pata tipo “error”, sino más bien de hacer el ridículo por soltarle una frase sin sentido, quedarte medio desnuda por accidente delante de él, tener un trozo de lechuga del tamaño de la deuda española en mitad del incisivo derecho mientras le sonríes con todas tus fuerzas… Hablo más bien de ese tipo de cosas. Todos esos ridículos soberanos que alguien como Bridget Jones supo desarrollar como nadie, cuando grabaron su enorme culo al hacer un repor acerca del parque de bomberos, o cuando apareció vestida de conejita Playboy en una fiesta de disfraces religiosos…

No importa mucho de qué se trate. Lo importante es la causa y el efecto que produce sobre nosotras. El efecto es inconfundible: te quieres morir, quedarte en casa enterrada bajo millones de mantas, o comprarle a Harry Potter la capa de la invisibilidad para poder salir a la calle sin ser vista POR NADIE. Aunque el dolor verdadero llega de flipar al analizar qué habrá pensado él de ti cuando te vio hacer semejante ridículo, lo que piense el resto del mundo también te destroza por dentro.

De repente, pasas de ser lo que tú (y seguramente los que te rodean también) considerabas una persona normal, relativamente feliz, a convertirte en un ser vivo enormemente inseguro y dubitativo que ralla la idiotez. Después de EL MOMENTO se crea un antes y un después. Tú serás otra. Por norma general, te auto-castigarás, te reprenderás durante días… Es una opción.

Pero tienes otra, mucho más recomendable, que es la de seguir adelante. Cuando se te venga a la cabeza EL MOMENTO, aléjalo con recuerdos de tiempos mejores. Levanta la cabeza, piensa en tus logros… da igual que él no los conozca. Tú sabes que ESA MUJER, la mujer verdadera,  está dentro de ti. Sólo tienes que sacarla a relucir. Las mayores meteduras de pata vienen por dejarte impresionar por quien sea (una jefa, un famoso, ese hombre…) y tratar de estar a la altura de lo que tú has creado en tu cabeza acerca de esa persona. Entonces empiezas a comportarte de maneras extrañas que no se corresponden contigo. La solución está en centrarte en ti, no en quien tienes enfrente: tú eres grande, segura, válida, tremenda, admirable, poderosa… Eres una fuente de energía positiva. Y además tienes muy claro lo que quieres decir y hacer. No salgas de ahí. Sé TÚ, sin preocuparte por el resto.

Si en un momento, por lo que sea, olvidaste esta máxima e hiciste el ridículo, haz lo siguiente. Si lo puedes arreglar, hazlo en la medida de lo posible. Si no, simplemente sigue adelante con la cabeza bien alta. Esas cosas sueles recordarlas tú de una manera más grandiosa que el resto y seguro que durante mucho más tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s