Cuerno de Caracol

caracol avanza lento sobre alcantarilla blanco y negro

El caracol sale al mundo exterior cuando brilla el sol y la temperatura es agradable

A estas alturas, habrás concluido que macho beta es todo aquel que resulta nocivo para ti, por el motivo que sea… Pero, de todas las modalidades de beta que encontrarás, éste es sin duda el más perjudicial.

Funciona como su propio nombre indica: a poco que alguien se le acerque, se retrae, se encierra en su concha monoplaza y no suelta prenda… como mucho, unas babillas asquerosas que te dejarán el parqué hecho un asco, pero poco más… no podrás comunicarte con él hasta que vuelva a salir el sol… con la consiguiente comedura de tarro para ti, si el chaval te importa un poquito, claro.

Caracol es inseguro, saca sus cuernecillos sólo cuando un claro sol resplandece y la situación es una auténtica balsa de aceite… Ahí sale, se estira, se siente a sus anchas, te cuenta cuánto te quiere, cómo va a luchar por ti y se relame de gusto al saber que estáis juntos…

A ver, ¿cuántas veces en la vida va TODO sobre ruedas? Te sobran dedos en las manos para contarlas, ¿verdad? ¿Y cuánto dura esa situación de equilibrio total en la vida? Pues eso: acabas de obtener el resultado final del histórico de felicidad acumulada al lado de tu Caracol. Todos tenemos problemas, pero podemos optar por afrontarlos, o bien escondernos de ellos en un regodeo interior que deja ver a todos lo mal que estamos y lo mucho que tienen que preocuparse por nosotros.

Caracol está a la espera de que todos se preocupen por él. Ha llegado a un punto en el que ya no sabe vivir si no tiene un problema… su placer viene de su dolor porque sólo ha sabido llamar la atención de los demás mediante la compasión, la lástima… y cada vez necesita daños mayores, para que el efecto que causa en los que le rodean sea el que busca.

Caracol te ha dejado ver ese “yo” de cuernos al sol cuando os conocisteis. ¿Verdad que parecía un tío feliz? Todo era maravilloso y el chute de endorfinas del flechazo le permitió vivir un poco contento durante unos días… Pero aún así seguro que ya empezó a contar alguna pena para atraer tu atención: alguna ex  le hizo mucho daño y él, pobre, sólo pudo superarlo con mucho dolor y sufrimiento. El caso es que a ti, que estabas en modo candy-candy, eso te enterneció… tampoco le diste la mayor importancia… ¡es TAN mono! “¡Ven, relindo, que yo te lo curo todo!” Acabas de pasar de candy-candy a modo supernanny.

En cuanto al nombre… nos planteamos llamarlo bivalvo, que también viven encerrados entre sus conchas… porque además el bi le va fenomenal, ya que es incapaz de mantener sólo una relación al mismo tiempo. Pero cuando pensamos un poco en ello, nos dimos cuenta de que los bivalvos al menos tienen la inteligencia suficiente para abrirse y salir cuando llega alimento rico-rico… mientras que el gañán éste no se abre ni aunque le llegue el Euromillón en persona, ¡no vaya a ser que se le acaben los problemas y después a ver de qué vive! Además, su gusto por mantener más de una relación a la vez, queda ya reflejado ahora en el vocablo cuerno.

El caso es que sigue tu vida junto a Caracol y ves que cada vez son más los problemas y menos los momentos en que saca los cuernos al sol… Es más… cada vez son más los lapsos en los que te lo encuentras encerrado en su monoplaza, regodeándose en su dolor por lo desgraciado que es… “¡Hay que ver qué mala suerte ha tenido este chico en la vida!” A ver, no confundamos: hay personas que viven verdaderos dramas en sus historias y te los encuentras, medianamente felices, tratando de seguir adelante, apoyándose en sus amigos (que es lo que sienta bien) pero nunca dando lástima para que estén alrededor preguntando “qué te pasa”. El hombre verdadero lucha por no desfallecer ante estas rachas que a todos nos llegan en algún momento de la vida, cargadas de desgracias y dolor. NO. Este hombre que lucha no es Caracol.

Caracol es ése que, si tiene un problema lo utiliza para llamar la atención y, si no lo tiene, lo busca y lo encuentra. Es ése que se siente el ser más desgraciado del mundo porque le han puesto una multa esta mañana por ir a 120 Km./h. en zona de 80 Km./h. No nos engañemos, a nadie le gusta que le pase… pero algo ha hecho nuestro Caracol para que lo pillaran, ¿no? ¿O acaso no infringió la ley?

Caracol suele hacer como que piensa en alto… para hacer creer al mundo que él se sabe culpable de todos los males de la humanidad. Habitualmente eso no es lo que piensa realmente, pero hace como si fuera así para forzar a los demás a exculparlo de cualquier cosa. Para esto es un estratega innato: sabe exactamente qué debe “pensar en alto” delante de cada persona. Se asegura el indulto público y así después ya tiene argumentos defensivos ante cualquiera: “No, no, tú me dijiste que eso no era culpa mía”. Es un actor inmejorable.

No lo digo yo sola, aquí os dejo link a un blog que nos habla de un ser parecido a nuestro Caracol

Todos en algún momento hemos caído bajo el Efecto Inalcanzable (todos, en algún momento, nos hemos sentido atraídos por alguien que considerábamos inalcanzable, sólo por el hecho de que lo parecía… y en cuanto nos pareció alcanzable perdió todo su atractivo), pero si hay que pagar los derechos por el invento de dicho efecto, sin duda será Caracol quien se lleve la pasta. Cuando Caracol se enamora, lo tiene todo muy claro, con sus cuernecillos al sol lo ve todo maravilloso, se lanza a por todas… Hasta que llega un día en que lo ve todo tan claro que descubre que a su lado, tal vez demasiado cerca, hay una personita poniéndole ojillos de amor… en cuanto la descubre así de cerca, se repliega al instante, encoge los cuernos y se encierra en el monoplaza a pensar en todo el daño que esa personita le puede llegar a hacer… hasta se regodea en el dolor que esa personita (que eres tú, por si aún no habías caído) puede llegar a producirle en el futuro.

Está muy bien ser comedido, ir paso a paso, pensarse las cosas… OK. Pero lanzar las antenas al sol como si no costara, soltar toda esa babilla de promesas vacías de contenido y demás filigranas durante los dos días de sol iniciales, para después encerrarse a valorar si estar contigo vale la pena, no es la actitud de un hombre verdadero.

Anuncios

2 comentarios en “Cuerno de Caracol

  1. Hello! I’ve been reading your weblog for a while now and finally got the courage to go ahead and give you a shout out from Dallas Tx! Just wanted to mention keep up the fantastic work!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s