Macho beta versión Triunfito Yupi

Salimos de la tendencia totalmente cañí-poligonera para pasar a analizar otro macho beta chulesco de una calaña que él mismo considera superior, pero que es seguramente más peligroso: el yupi. Entre la versión Jersey Shore y la Yupi habrá un millón de versiones intermedias… en este caso, y sin que sirva de precedente, el término medio no será mejor, sino simplemente diferente en matices, igual en esencia (lo que coloquialmente se define como “el mismo excremento con distinto olor” jeje…).

Como seguimos hablando de “triunfitos”( recordemos, seres que pretenden hacer creer que han triunfado enormemente en la vida, pero que interiormente se saben fracasados) nuestro macho beta copará las conversaciones hablando de sí mismo, esta vez acerca de la maravillosa calidad de su móvil (que siempre será último modelo y el más caro del mercado, para que no queden dudas), sus fantásticas dotes como empresario (su padre le dejó en herencia una empresa de millones de euros y él hace como que lucha por mantenerla en pie, gritando a sus empleados y obviando los consejos de quienes han trabajado allí toda la vida… “¿quiénes se habrán creído que son?”) y su pasado como promotor de Óscar Mayer (aunque él lo adornará diciendo que fue modelo de Oscar de la Renta). El culmen llega cuando empieza a presumir de la cantidad ingente de alcohol que fue capaz de beber el pasado sábado, el tremendo aguante demostrado al salir de martes a domingo sin dormir (porque además al llegar a casa, 5 macizorras lo esperaban ansiosas cada noche) y, por supuesto, la cantidad incalculable de papel moneda que desembolsó para hacerse con la química necesaria para que todo lo demás fuera posible. El prototipo físico de este perfil no vive sin su gomina ni posee una sola prenda de ropa que no sea de alguna marca “de rancio abolengo”. En este caso DINERO = MEJOR.

No sabrá ni cómo se liga, porque él no necesita más que hacerles ver la pasta que tiene, para que ellas caigan rendidas a sus pies. Evidentemente, no cualquiera caerá, pero eso él aún no lo sabe… se va conformando con las que entran… que no es más que el perfil gorrón de mujer, dependiente de él económicamente, de interior tan vacío como su cartera, pero exterior aparente y mantenido a golpe de talonario.

Hablará sin parar de sus partidos de pádel, de cómo conoció al último Yupi-de-Moda (está demostrado que en pocos meses ese Yupi-de-Moda ingresará en prisión por estafa, cohecho o cualquier otra ilegalidad despreciable) hace ya años y ahora come en su casa cada domingo (demostradísimo que cuando el Yupi-de-Moda dé con sus huesos en prisión, toda esa amistad pasará a ser un “bueno, yo sólo lo conocía de vista”). No olvidará comentar lo mal que está el servicio “La chica que limpia en casa es una impertinente, ya no sé qué hacer con ella: le di una semana libre cuando dio a luz de sus cuatrillizos y aún tiene la desfachatez de decir que necesita salir todos los días diez minutos antes para poder recogerlos en casa de su vecina, que se los cuida (ya ves tú, le parecerá decente tener así a los niños, abandonados todo el día), porque si no es así tendría que pagarse una guardería… ¡coño, ¿y para qué quiere los 400 € que le pago todos los meses?! Decía que vendría media hora antes si fuera necesario… ¡ya ves! ¿y a mí qué me arregla con entrar a las 6 de la mañana? Ella viene a las 6:30, que es cuando empiezan a llegar los repartidores de la prensa, para que no se me moje el diario con los aspersores del jardín… y necesito que esté exactamente hasta las 22h. y no 10 minutos antes, para que me pueda servir la cena… si no, ¿para qué la quiero en casa? A mí, cambiar horarios de comida me viene fatal al estómago”…

En fin… este espécimen, al igual que la versión poligonero no vive tan feliz como pretende hacer ver; muy a menudo se siente solo, sabe que algo ha hecho mal, es consciente de que tiene muchas cosas, pero también deudas e hipotecas, aunque eso no lo contará jamás porque le llevaría a perder su imagen de triunfador que se queda en menos que un triunfito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s