Después de haberos conocido, podéis no congeniar porque él no quiere “nada más” y tú no huyes en cuanto lo sabes

Aquí tenemos un verdadero problema. Él dice que NO quiere ningún tipo de COMPROMISO… ¡Y tú te crees que es un farol… que él “se las está dando de tipo duro”! Nena, eso no es autoestima, ¡es autolesión!

Vale que ellos no siempre hablan del todo claro… pero si alguna de sus frases o expresiones incluye, aunque no del todo conectadas, las palabras NO y COMPROMISO, o incluso “no” y “nada más”, puedes considerar que te ha hablado con la mayor nitidez… Si no captas el mensaje, será tu problema.

A veces no te lo dice de un modo tan explícito, pero te va dejando pequeñas pistas… sería bueno que las captaras, recopilaras y las valoraras.

Nos estamos poniendo en el supuesto de que NO has captado el mensaje, o bien lo has captado, pero te da igual porque consideras que lograrás hacer que tu macho alfa cambie de opinión, así que sigues ahí… Entras en su juego y engañas a diestro y siniestro: le engañas a él, pero para esto resulta imprescindible que te engañes también a ti misma y, cómo no, a tus amigas, en cuanto te preguntan. El engaño consiste en decir que ¡qué va!, que tú jamás habías buscado un compromiso… tú no querías nada más que sexo…

Estamos hablando de ese supuesto caso en el que tú sí querías más… pero al saber que no lo tendrías, en vez de retirarte a tiempo, te has mantenido ahí, con una pose totalmente ajena a ti misma… como si todo estuviese yendo tal y como tú habías planeado, aunque en realidad querías un novio tradicional y no esta especie de sucedáneo de relación precocinada de marca blanca, que así es como lo ves realmente desde tu interior.

Sí, señor: hablo de ti, “que te haces la dura”, pero en realidad no lo eres… Hazte un favor y haznos un favor al resto de la humanidad: ¡DÉJALO YA! Por un lado, se te ve el plumero ¡a leguas! Y por otro, estás fastidiando a las que van en serio, que las hay: mujeres seguras con las cosas claras y ganas de vivir felices, sin darle vueltas a cada paso que dan o a cada decisión que toman, sin ganas de comprometerse ni de dar explicaciones. ¡Las mujeres verdaderas existen!

Por tu culpa y la de todas las que son como tú, mentirosas empedernidas, cuando una verdadera mujer dice: “yo tampoco quiero más que sexo”, o “no estoy buscando una relación estable”… no resulta creíble, porque hay tantas auto-engañadas “haciéndose las duras” y “enseñando el plumero” que cuando una mujer de verdad saca a relucir sus intenciones reales, nadie se la toma en serio.

Así que te haces daño a ti misma; le haces daño a él, que piensa que no logra hacerse entender, y haces daño a las demás mujeres, que deberían ser respetadas. Tú también deberías ser respetadas, pero tú solita te estás robando el derecho, al no respetarte a ti misma.

Lo peor es que te estás haciendo un daño enorme, que no será nada fácil de superar. Lo primero es el ridículo espantoso que haces, pero más allá de eso, estás ocultando tus deseos, pisoteando lo que quieres realmente, renunciando a ser quien realmente eres… sólo para obtener un poquito de compañía (y sexo, si se tercia) de tu macho alfa” (tú crees que lo es). ¿De verdad te compensa? ¿Es tan bueno en la cama? ¿O es que acaso estás esperando a que cambie de parecer y decida que con ninguna otra estará mejor que contigo?

Si es éste el caso, agárrate, que vienen curvas. Lo más probable es que NO cambie, pero si cambia… ¿estás seguras de estar preparada para asumir la que se te viene encima?

Él NO cambia: nunca quiere nada más contigo

Él cambia: acaba queriendo algo más contigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s