La Presentación

Últimamente, recibo links de diversos blogs, que me mandan mis amigas… cada vez, más… y cada vez estoy más de acuerdo con lo que leo… y cada vez, por desgracia, somos más personas las que estamos de acuerdo con lo que leemos. Diría que somos incluso más chicas que chicos las que compartimos sentimientos… pero no iré por ahí, que también los conozco que sufren y lo pasan mal…

Ah, que llevo ya un párrafo y aún no he dicho de qué hablo. Ni más ni menos que de lo que empieza a ser EL tema de conversación en mi vida, de unos meses a esta parte: las relaciones… o, mejor dicho, las NO-relaciones sentimentales. Y es que últimamente, no sé si se trata de mi generación o es este momento de “crisis económica”, o de “mi momento”… quiero decir, que a lo mejor es “la treintena”… No sé, pero parece que a nadie se le da por el compromiso.

No hablo del COMPROMISO (con mayúsculas) que supone un anillo, el matrimonio, vivir juntos, la hipoteca, tener un hijo en común, un perro, un cactus… ¡qué va! Hablo simplemente de que pretendas ser exclusiv@ en las relaciones del otro. Esto no incluye planes preestablecidos, conocer a la familia, tardes de shopping… NADA. Lo único que se pretende es saber que no entrarás en un garito y te encontrarás a ése que a menudo te acompaña a casa, dándose el lotazo con la primera rubia que se le cruzó por delante (éste será otro capítulo: mi pelo es castaño, pero parezco tener un imán para todos los tíos que pretenden ligarse a rubias, ¿será un nuevo tipo de daltonismo?); evitar el mal trago de estar comentando con tu amiga que esta noche has quedado para una cenita en casa de ÉL, que te ha invitado, sin más, porque le apeteció, y que en ese preciso momento, justo cuando se lo estás contando, ÉL pase por delante sujetando la mano de otra… o te encuentres en su perfil de “feis” esa fotico en modo pico-que-casi-es-un-morreo que nunca se ha hecho contigo. Y encima pone que es del sábado… ¡¿pero no te dijo que no salía?!

Conozco mil historias de este tipo, porque de la misma manera que, cuando una mujer se queda embarazada, parece que todo el mundo monte un guión para contarle sus terribles partos y momentos de dolor durante 9 meses, cuando vives cualquier tipo de variante de una relación (ruptura, comienzo, cambio, tortura, indiferencia…), parece que exista también un guión para contarte miles de experiencias similares. De manera que acabas viviendo en una especie de “casa del terror” de las relaciones. Y hace años, las conversaciones solían cerrarse con una historia con final feliz… Pero hace meses (si no años) que no escucho (ni leo) una de ésas.

La relación media últimamente empieza con dos personas que se conocen de un modo más o menos habitual (en la disco, en el súper, en un curso del INEM, en la cola del INEM, preparando los papeles del INEM, sellando la cartilla del INEM, en cualquier superpoblada biblioteca preparando oposiciones, a través de una pareja de amigos “peñazo” que tienen a tu “príncipe azul/princesa rosa” preparado en una enorme caja con lazo, a la espera de que tú te dignes a aparecer en una cena “en casita”… En fin, lo de toda la vida, pero adaptado al momento actual). Después de haberse conocido, pueden congeniar o pueden no congeniar, bien porque a ella él no le convence, bien porque a él, ella no le acaba de llenar, bien porque ambos opinan que el otro no tiene nada que ver con lo que le gustaría haberse encontrado.

Elige tu propia aventura (sentimental):

Después de haberos conocido, podéis congeniar y compatibilizar en el amor eterno

Después de haberos conocido, podéis congeniar porque ninguno de los dos quiere un compromiso, pero sí una relación esporádica

Después de haberos conocido, podéis NO congeniar

Después de haberos conocido y caeros bien, podéis marcharos a vuestra casa felices por haber encontrado a alguien ciertamente interesante


Anuncios

7 comentarios en “La Presentación

  1. Qué bien escribes! Agudo, divertido y llano. Felicidades por ello. Y sí, las relaciones son un tema espinoso y nunca terminaremos de entender por qué las personas se complican tanto! Más entrega y menos ego ya cambiaría muchísimo las cosas…

    • Muchas gracias, Anne.
      Cada vez nos enseñan menos a entregarnos y más a protegernos. Así que gran parte del problema sí que viene por ahí. El miedo lo paraliza todo. Bienvenida al blog. Espero seguir encontrándote por aquí 🙂

  2. Tus interpretaciones de la canción nociva de Alejandro Sanz me llevaron a leer otras cosas tuyas, he disfrutado de las canciones positivas. Qué bien escribes. Me ha encantado lo del nuevo daltonismo…jajaja. También leí sobre el Tarao y me reí, sin dejar de ver las enseñanzas que traes: ¡qué bueno es salir de una relación como cumplimos un trámite más! Te felicito por compartirlo. Espero que sigas escribiendo tan buenos textos. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s